Las organizaciones empresariales del Mediterráneo español piden al gobierno que priorice la ejecución del Corredor mediterráneo

24/02/2012

Ratificación de los acuerdos de la ‘Declaración de Valencia’ del 13 de septiembre de 2011

Reclaman que la infraestructura sea contemplada en toda su extensión dentro del periodo 2012-2020  y que se aceleren las previsiones de ejecución

Recuerdan la importancia para el sector exportador de disponer de dicha infraestructura, ya que en dichos territorios se concentra el 50% de la exportación española

Destacan, asimismo, la importancia del sector exterior, como el único que aporta crecimiento económico positivo, frente a un comportamiento negativo de le demanda interna

Adicionalmente, y no menos importante, el fuerte crecimiento del comercio internacional,  con una fuerte concentración en el sudeste asiático, permite una oportunidad estratégica de primer orden, y que no es eterna, a los puertos españoles del mediterráneo y a la actividad logística e industrial derivada

Las organizaciones empresariales del Mediterráneo español piden al Gobierno  que priorice la ejecución del  Corredor Mediterráneo dentro de las inversiones en infraestructuras en el periodo 2012-2020.  Esta propuesta se encuentra plenamente en línea con la denominada ‘Declaración de Valencia’ del 13 de septiembre de 2011,  por la que las organizaciones empresariales y cámaras de comercio, entre las que se encontraban Foment del Treball de Cataluña, Cierval de la Comunidad Valenciana, Croem de Murcia, Asempal de Almería y Caeb de las Islas Baleares, postulaban la integración del Corredor Mediterráneo como parte de las redes transeuropeas, que finalmente la Comisión Europea incorporó en en su propuesta del pasado 19 de octubre. Esta decisión fue ampliamente aplaudida por las entidades que rubricaron la ‘Declaración de Valencia’ -y que se recoge en el anexo de esta nota.

Conjuntamente con el Corredor Mediterráneo, la Comisión Europea propuso otros cuatro corredores en el territorio español.  Sin menoscabo de estas infraestructuras, las organizaciones empresariales del Mediterráneo español consideramos de vital importancia tanto para el conjunto de la economía española, como también para el de las economías individuales de cada territorio, priorizar la ejecución de unos corredores ante otros, siendo necesario y adecuado realizarlo sobre la base de criterios transparentes y sujetos a una mayor rentabilidad socioeconómica. En este sentido, el Corredor Mediterráneo, a entender de las organizaciones empresariales del Mediterráneo español, encabeza los mayores impactos económicos sobre la situación coyuntural económica, y también y de forma especial sobre las nuevas oportunidades estratégicas, que de no existir dicho Corredor Mediterráneo se perderían.

Existe una oportunidad única y evidente en la ampliación del hinterland y de la actividad logística e industrial asociada a ella gracias a los nuevos crecimientos del comercio mundial que se asientan en la mayor intensidad y volumen de mercaderías con el sudeste asiático. En este contexto, los puertos del Mediterráneo español tienen una posición estratégica y privilegiada frente a los puertos del norte de Europa, siempre que dispongan de las conexiones terrestres adecuadas -en este caso ferroviarias. Mediante el Corredor Mediterráneo, además, se garantizarán unos menores impactos medioambientales y la erradicación de la cuota testimonial del ferrocarril en el transporte por carretera. Es evidente que como parte ineludible del corredor mediterráneo se completa con la conexión ferroviaria de los puertos, sin excepción, de este corredor.

La demanda externa ha contribuido al crecimiento económico español del orden del 1,6% al 2,5% en los tres primeros trimestres de 2011 (últimos datos), lo que ha permitido amortiguar la aportación negativa al crecimiento de la demanda  interna (que se ha situado en tasa interanual entre -0,7 y 1,7%, en función del  trimestre).  Es decir, que el bajo nivel crecimiento que ha tenido la economía española ha provenido del sector exterior, por lo que todo aquello que promueva la expansión del comercio exterior tendrá un impacto positivo sobre la actividad económica. En este sentido, los últimos datos de comercio exterior para el año 2011 apuntan a un crecimiento del 15,4% que reafirma el fuerte ritmo de la exportación que también se produjo en el año 2010 que fue del 16,8%.

Por lo tanto, el Corredor Mediterráneo discurre por el territorio exportador por excelencia. Adicionalmente, dicho corredor permitirá activar la inversión extranjera, aumentar la competitividad de los productos españoles y, en definitiva, generar mayor riqueza productiva y trabajo  estable para la ciudadanía.

Las nuevas realidades del comercio exterior mundial, que van en detrimento del Eje Atlántico y con mayor potencia en el eje del Pacifico, han vuelto a poner el mar Mediterráneo en el escenario mundial,  gracias a las economías de costes y medioambientales que se producen en el comercio de Asia y Europa. En este sentido, los puertos españoles, y especialmente los del Mediterráneo, disponen de una oportunidad de primer orden, y que no es eterna, para ampliar su hinterland hacia Europa, y que precisa de las infraestructuras terrestres para desarrollarla. En este contexto, el Corredor Mediterráneo y por lo tanto la disponibilidad de la infraestructura ferroviaria resulta indispensable, tanto por motivos económicos como medioambientales,  así como por la potencial y destacada creación de empleo que se deriva no solo de su construcción sino de la explotación de la misma por los sectores económicos.

Por todo ello, el empresariado del Mediterráneo español considera que en momentos de crisis económica, como los que vivimos, resulta indispensable priorizar unas inversiones respecto de otras para optimizar los recursos disponibles.  De ahí que , con independencia de otras redes o corredores que se consideren necesario desarrollar, el Corredor Mediterráneo tiene que ser una infraestructura prioritaria y debe de ejecutarse con la mayor celeridad,  cumpliendo los plazos, e incluso acortándolos, para avanzar sustancialmente en esta infraestructura de aquí al 2020.

A la vez, las organizaciones empresariales del Mediterráneo español reafirman lo contenido el documento conocido como  ‘Declaración de Valencia’, que se reproduce a continuación:

Declaración de Valencia. 13 de septiembre de 2011

Reivindicando el interés prioritario de un Corredor Ferroviario de alta capacidad para mercancías en el Arco del Mediterráneo Español entre Algeciras y la frontera francesa

Reunidos los presidentes de las Cámaras de Comercio y las Organizaciones Empresariales de la Comunidad Valenciana, Catalunya, Andalucía, Murcia y Baleares.

En base a las siguientes consideraciones

Con la globalización de los mercados, el mar Mediterráneo se ha convertido en el centro mundial del tráfico de mercancías, fundamentalmente con el paulatino crecimiento de productos que transitan por el eje Asia-Europa.

La fachada mediterránea española goza de una posición privilegiada para consolidarse como la “Puerta Sur de Europa” para el comercio internacional, favorecida por la llegada de productos asiáticos, sobre todo de India y China, que eligen los puertos mediterráneos españoles para introducir sus productos en la UE.

Esta elección no es casual, sino que está avalada por las infraestructuras portuarias de primer nivel, –en las que se han hecho y se siguen haciendo inversiones importantísimas–, y por las condiciones naturales de sus puertos.

Además, el eje mediterráneo español es vital para consolidar la vertebración territorial y la conexión Norte-Sur, entre Europa y África, basada en la proximidad geográfica de ambos continentes y en las crecientes relaciones comerciales y actividades productivas.

EL COMERCIO EXTERIOR Y LA LOGÍSTICA, MOTORES DEDESARROLLO ECONÓMICO

El Gobierno español confía en el comercio exterior como motor dinamizador de la economía. La posición periférica de España exige facilitar su conexión con el resto de Europa.

El intercambio internacional de mercancías necesita un entramado logístico moderno, para atender con éxito el complejo flujo del movimiento de productos, sin perjuicio del de personas.

Las instalaciones portuarias, ubicadas en el litoral mediterráneo español, destacan por sus servicios y su eficacia, lo que les posiciona como centros logísticos líderes, muy competitivos, en el contexto mundial.

Convertir el área mediterránea española en la “Puerta Sur de Europa” requiere además, intermodalidad y una perfecta logística. Por ello, conseguir que la conexión de estos puertos con un eje ferroviario de alta capacidad que les una con el centro de la Unión Europea, consolidará el Mediterráneo español como la “Puerta Sur de Europa”.

La construcción de esta infraestructura genera empleo estable, tanto en su ejecución, como en su explotación logística, con unas tasas de rentabilidad de más del 10 %.

El desarrollo del sector logístico crea riqueza, empleo estable y garantiza una actividad productiva ligada a las infraestructuras del transporte.

EFECTOS SOBRE LA ECONOMÍA NACIONAL

Las infraestructuras de comunicación generan una tasa de retorno muy superior a la inversión y su efecto sobre la economía y la sociedad es proporcional al nivel de desarrollo del territorio.

Esta premisa añadida al dato de que en el Arco del Mediterráneo español:

1.- Concentra cerca del 47,7% de la población española.

2.- Representa más del 44,6% del PIB español.

3.- Concentra el 60% de las exportaciones nacionales a Europa.

4.- Supone el 70% de las exportaciones agrarias que se destinan a Europa.

Desde el punto de vista de la sostenibilidad, cabe destacar que el flujo diario de vehículos pesados en este entorno, con destino a los países del centro de Europa, supera los 1,5 millones de vehículos pesados al año, según el Mapa de Tráfico del Ministerio de Fomento de 2009. Este movimiento de camiones equivale a unos 50.000 trenes anuales o más de 100 trenes diarios (un tren equivale a unos 40 camiones), bajo el supuesto de una transferencia modal del camión al ferrocarril del 100%.

REDES TRANSEUROPEAS

A lo largo de 2011, la Comisión Europea está ultimando la revisión del Documento sobre los “Proyectos Prioritarios” de la Red Transeuropea del Transporte.

La inclusión del Corredor del Mediterráneo, en la definición europea de “proyecto prioritarios” en el ámbito del transporte de mercancías por ferrocarril es el reconocimiento de Europa de lo hasta aquí expuesto. Y hace su ejecución irrenunciable para poder afianzar el desarrollo español y europeo.

Por tanto, la financiación pública debe ser la consecuencia, y ninguna consideración de ajuste presupuestario puede excluir de la declaración europea al Corredor Ferroviario del Mediterráneo Español.

Y, en tanto tal inclusión requiera también financiación del Estado Miembro para que la Unión Europea no tenga ninguna duda respecto de la prioridad para España de este Corredor ferroviario, ese compromiso debe expresarse ya ante la Unión Europea con un proyecto sólido, tal y como recoge la declaración de FERRMED sobre el estudio del corredor mediterráneo realizado por el Ministerio de Fomento en marzo del presente año.

EL CORREDOR FERROVIARIO DE MERCANCÍAS A LO LARGO DEL MEDITERRÁNEO ESPAÑOL

1. Contribuye con el proyecto de construir Europa, enlazando el sur con el centro de Europa, dará un servicio eficaz a 245 millones de habitantes de la UE, el 54% del total y vinculará territorios que generan el 66% del PIB de la Unión Europea.

2. Genera riqueza productiva y empleo estable.

3. Mejora el futuro del 50% de la población española que se asienta en el territorio por el que discurre.

4. Consolida la “logística” como sector productivo de la economía española, generando un trazado que alcanza los 3.350 km.

5. Permite la apertura de nuevos mercados al comercio exterior español.

6. Hace más competitivos los productos españoles.

7. Activa la inversión extranjera y los establecimientos permanentes.

Y que las consideraciones expuestas cuentan con el consenso sin fisuras de la más amplia representación empresarial (Organizaciones Empresariales y Cámaras de Comercio de todo el mediterráneo español -Cataluña, Comunidad Valenciana, Murcia, Andalucía y Baleares), que han mostrado reiteradamente su apoyo y reivindicación del Corredor ferroviario.

Acuerdan adoptar

La presente Declaración por la que solicitan al Gobierno de España y a las Instituciones de la Unión Europea competentes que se comprometan, de forma decidida, a adoptar y a ejecutar de inmediato todas las acciones necesarias para que el Corredor Ferroviario Mediterráneo de mercancías y pasajeros se incluya en la Red Básica Transeuropea de Transportes.

Además reivindican que sea considerado proyecto prioritario, con su incorporación a la Red Central Trans-Europea (Core Network) y que, por tanto, su ejecución sea tenida en cuenta en las inversiones destinadas a infraestructuras ferroviarias para el periodo 2014-2020.