COEPA pide respaldo social al Consell y a los empresarios de Valencia a la propuesta de destinar reservas de agua de Tous y Bellús a los regantes alicantinos del Trasvase Tajo-Segura

result
19/07/2017

 

La Confederación de Empresarios de la Provincia de Alicante (COEPA) quiere que la sociedad se moje ante la situación de emergencia que está viviendo el sur de la provincia de Alicante y la imposibilidad de disponer de agua para riego durante este verano. Según explicó el presidente de COEPA, Francisco Gómez, “es necesario que los recursos hídricos de los embalses  de Bellús y de Tous, más de 20 hectómetros cúbicos, tengan una utilidad y que no se viertan al mar mientras otros ciudadanos de la Comunitat Valenciana están en peligro de morir de sed”.  La petición, que busca el mayor respaldo social a la propuesta a la que el Gobierno de España hace oídos sordos, tiene como principales destinatarios al Consell – en concreto al president Ximo Puig – y a los empresarios valencianos a través de Confederación Empresarial Valenciana (CEV) y su presidente, Salvador Navarro.

A juicio de Gómez, “nadie que defienda esta tierra puede estar ajeno, en silencio, sin respuesta a una petición muy sensata, necesaria y viable. No es entendible la postura de la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) ni del Gobierno de España que se encuentra en una situación de no sabe no contesta. Y tampoco es entendible que quienes tienen la obligación de secundar este tipo de peticiones y que deben salir en nuestra defensa,  persistan en un silencio cómplice”.

El presidente de la patronal alicantina se refiere a la solicitud de los regantes del Trasvase Tajo-Segura, que no aporta recursos suficientes como consecuencia del Memorándum sobre el funcionamiento y las reservas de agua de los embalses de cabecera – y  que aprobó en la pasada legislatura el PP -, que consiste en permutar las aguas de los embalses de Tous y Bellús (Valencia) que están destinados a ser vertidos al mar por recursos para los regantes de la Vega Baja y Elche que podrían garantizar los riegos de agosto. En estos embalses hay más de 20 hectómetros, de los cuales gran parte se deben desembalsar en previsión de fuertes lluvias y riadas en el próximo otoño.

Para Gómez es esencial “más presión política y más presión social” del conjunto de la Comunitat Valenciana para que “de una vez por todas no parezca que nuestra Comunidad  empieza en Sagunto y termina en Gandía”. Puig, los empresarios valencianos a través de Navarro y el resto de entidades debe presionar al Gobierno de España para que acceda a plantearse soluciones nuevas a viejos problemas que van agudizándose en sus consecuencias y en la gravedad de los mismos.

El representante de los empresarios alicantinos comentó que es conveniente que el decreto de sequía del Gobierno de España permita a la Confederación Hidrográfica del Júcar tomar medidas excepcionales. “Esperemos que, aunque sea como excepción en los últimos años, alguien en Valencia haga algo por la gente de la provincia de Alicante. Aunque sea una declaración pública y dos llamadas a Madrid. Lo digo más claro, hay gente, empresarios y trabajadores que se mueren de sed. Que sin agua, sus empresas y  sus trabajos están en peligro de extinción y alguien debe hacer algo”, añadió Gómez.