Qué funciones tiene el Tribunal de Cuentas

El Tribunal de Cuentas, creado en 1977, comprueba que se han recibido todos los ingresos de la Unión y que todos los gastos se han realizado de manera legal y según las normas y que el presupuesto ha sido gestionado sabiamente.

El Tribunal está compuesto por un miembro de cada país de la UE, designado por el Consejo por un período renovable de seis años. Después de la ampliación seguirá habiendo un miembro por país pero, en aras de la eficacia, el Tribunal podrá crear “salas”, constituidas solamente por algunos miembros, para adoptar ciertos tipos de informe o dictamen.

En sus países de origen los miembros del Tribunal han trabajado para una institución de auditoría o están específicamente cualificados para ese trabajo. Han sido elegidos por su competencia e independencia y trabajan a tiempo completo para el Tribunal.

Los miembros eligen a uno de entre ellos como Presidente por tres años.
La principal función del Tribunal es comprobar que el presupuesto de la UE se ejecuta correctamente, es decir, que los ingresos y gastos de la UE son legales y claros, y asegurar una sana gestión financiera. De este modo su trabajo ayuda a garantizar que el sistema de la UE funciona eficaz y abiertamente.

Para llevar a cabo sus tareas el Tribunal puede investigar la documentación de cualquier organización que gestione ingresos o ejecute gastos de la UE y, en su caso, efectuar controles sobre el terreno. Sus conclusiones se redactan en informes que llaman la atención de la Comisión y los Estados miembros sobre los eventuales problemas.

Para realizar eficazmente su trabajo el Tribunal de Cuentas debe ser independiente de las otras instituciones pero al mismo tiempo estar en contacto constante con ellas.

Una de sus funciones clave es ayudar a la autoridad presupuestaria (Parlamento Europeo y Consejo) presentándole cada año un informe sobre el ejercicio presupuestario anterior. Los comentarios que aporta en este informe anual juegan un papel muy importante en la decisión del Parlamento de aprobar o no la gestión del presupuesto por parte de la Comisión. Si está satisfecho, el Tribunal también envía al Consejo y el Parlamento una declaración de fiabilidad en el sentido de que el dinero de los contribuyentes europeos se ha utilizado correctamente.

Finalmente, el Tribunal de Cuentas emite un dictamen antes de que se adopten los reglamentos financieros de la UE. También puede hacer observaciones en cualquier momento con respecto a problemas específicos o emitir un dictamen a petición de una de las instituciones de la UE.

http://www.eca.eu.int/index_es.htm