Qué es la política de la competencia

http://www.europa.eu.int/comm/competition/index_es.html

Para lograr una economía de mercado abierta resulta crucial una competencia efectiva. Permite una reducción de los precios, un aumento de la calidad y de las opciones que tiene el cliente, a la vez que permite prosperar a la innovación tecnológica. Para que esto suceda, resulta esencial que el mundo empresarial y las administraciones públicas respeten las reglas del juego limpio. La Comisión Europea tiene amplias competencias para garantizar que se ciñen a las normas de la Unión Europea sobre el comercio de bienes y servicios.

Los principales ámbitos de la política de competencia son:
Defensa de la competencia y carteles
La colusión entre empresas, incluso entre profesionales, destinada a fijar los precios o a repartirse los mercados, es ilegal. Si una sola empresa goza de una posición dominante en un mercado concreto, no puede abusar de su poder en el mercado para expulsar a sus competidores. Tampoco puede una empresa grande aprovecharse de que sus clientes más pequeños y sus proveedores están en una posición negociadora más débil. Es ilegal que una empresa grande imponga condiciones a sus proveedores de forma que les dificulte trabajar con otras empresas. La Comisión puede multar a las empresas que sigan estas prácticas, cosa que hace.

Control de las operaciones de concentración
La Comisión puede prohibir las concentraciones entre dos empresas grandes o la adquisición de una empresa por otra si la empresa resultante dominara el mercado y fuera capaz de expulsar fácilmente a sus competidores volumen de negocios.

Las normas sobre concentraciones y antimonopolio cambiaron el 1 de mayo de 2004. Los cambios aclaran algunas normas y flexibilizan algunos procedimientos. Facilitan la cooperación con las autoridades de competencia nacionales. También permiten a las empresas utilizar a la Comisión como paso único para la realización de concentraciones que no llegarían a ella normalmente si implican a más de tres Estados miembros.

Liberalización
En una economía abierta, son pocos los sectores donde se justifique la existencia de monopolios, ya que pueden producir un aumento de los precios, un empobrecimiento del servicio y evitar la innovación. Se exceptúan los servicios que sean intrínsecamente poco rentables pero que puedan considerarse un derecho fundamental, como el servicio de Correos en zonas rurales por poner sólo un ejemplo.

Las normas de competencia de la UE protegen a los competidores y a los consumidores cuando aún existen estos monopolios. Un proveedor monopolístico no puede utilizar los ingresos procedentes de sus actividades de monopolio para subvencionar operaciones comerciales en las que compite con otras empresas..

Ayudas estatales
La Comisión supervisa de cerca la ayuda que las administraciones públicas de los Estados miembros ponen a disposición de las empresas. No sólo se fija en las formas obvias de ayuda, como préstamos y subvenciones, sino que también lo hace en las desgravaciones fiscales, los bienes y servicios que se ponen a su disposición a índices preferenciales y las garantías crediticias que mejoran el riesgo de crédito del prestatario.

La Comisión no permite a las administraciones públicas proporcionar ayuda a las empresas que no tienen ninguna posibilidad de salir adelante, pero sí puede autorizar una ayuda temporal si existen posibilidades reales de que una empresa en dificultades pueda mejorar su competitividad gracias a esa ayuda.

Control y equilibrio
Las amplias competencias de la Comisión le permiten investigar y detener infracciones de las normas de competencia de la UE, estando sujetas sus decisiones al estudio judicial por parte del Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas. Las empresas y los Estados miembros apelan, y a veces con éxito, contra las decisiones de la Comisión, especialmente en los casos de defensa de la competencia, concentraciones o ayudas estatales.

El desafío de la globalización
• La globalización de la actividad económica exige que la acción común para garantizar la competencia sea justa. Las empresas que actúan en todo el mundo no deben poder hacer lo que quieran sólo porque escapan al control de una administración pública concreta.