En qué consiste la política de educación y formación de la UE

El aprendizaje, la formación y el ejercicio de una profesión en otros países constituyen una contribución fundamental a la comprensión multicultural. Más de 100 000 ciudadanos de la UE se benefician cada año de los programas transfronterizos financiados por la UE, los cuales fomentan el entendimiento entre las diferentes culturas y permiten que estos se beneficien de las oportunidades que la UE les ofrece en lo que respecta a la vida, los estudios y el trabajo en otros países europeos. Asimismo, la UE fomenta la mejora de la educación nacional y la calidad de la formación por su importancia para el empleo y el crecimiento.
Leonardo da Vinci y Sócrates
Los dos programas principales de la UE son el programa de formación profesional y aprendizaje permanente Leonardo da Vinci y el programa educativo Sócrates. En ambos programas se invierten más de 400 millones de euros cada año. Muchos programas están dirigidos a personas de cualquier edad, ya que el aprendizaje permanente y la construcción de la Europa del conocimiento no entienden de edades.

El programa Leonardo da Vinci fomenta los intercambios internacionales y los proyectos transfronterizos en el ámbito de la formación profesional. Está dirigido a fomentar la innovación y el espíritu empresarial, mejorar la calidad de la formación y facilitar la obtención y la utilización de la formación y las competencias profesionales en otros países europeos.

Erasmus es el más antiguo y, probablemente también, el más conocido de los subprogramas que agrupa Sócrates. Destina más de 100 millones de euros cada año a becas para que estudiantes y profesores pasen un período de tiempo en universidades de otros países europeos. En este programa participan dos mil universidades. Se estima que el número de estudiantes que habrán estudiado en otra universidad gracias al programa Erasmus en 2007 será de dos millones . A partir de 2004, se destinarán más de 40 millones de euros anuales para un nuevo programa, Erasmus Mundus, dirigido a fomentar la creación de cursos de postgrado ofertados por un consorcio de, al menos, tres universidades en, al menos, tres países europeos. El programa Erasmus Mundus concede becas para asistir a estos cursos a cualquier estudiante, independientemente de su país de origen.
Sócrates incluye también los siguientes programas:
• Grundtvig, para que los estudiantes adultos junto con sus profesores puedan desarrollar redes y material didáctico europeo.
• Los programas Comenius para los colegios y sus respectivos maestros, de los cuales se benefician más de 10 000 colegios cada año.
• Lingua, para promover el aprendizaje de idiomas, en especial de las lenguas minoritarias.
• Minerva, para la aplicación de las nuevas tecnologías en la educación.
Pueden acogerse a estos programas estudiantes (de cualquier edad), profesores, además de proyectos de la UE, Bulgaria, Islandia, Liechtenstein, Noruega, Rumania y Turquía. El gobierno suizo financia la participación de su país en el programa Leonardo da Vinci.
Promoción de eLearning
Minerva recibe también ayuda financiera de otras fuentes que apoyan el programa eLearning del Plan de acción eEurope. eLearning fomenta el uso de ordenadores, herramientas multimedia e Internet.
Fomento del aprendizaje de idiomas
El programa Lingua se ve complementado por otros proyectos relacionados con los idiomas. La Comisión Europea destaca la importancia del aprendizaje de idiomas mediante su programa de acción en favor de los idiomas. Gracias a la ayuda financiera de la UE y los esfuerzos de los Estados miembros, la Comisión espera que conocer otras dos lenguas, además de la lengua materna, se convierta en una norma para todos los ciudadanos de la UE.
Europass
Europass-Formación es un documento que sirve para certificar los períodos de formación en alternancia o de aprendizaje en otro país. Puede emplearse para cualquier tipo de formación, independientemente de que se financie o no por un programa de la UE.
Promoción de la cooperación internacional
La UE también fomenta la cooperación y los intercambios educativos entre más de 40 países de todo el mundo, desde Mongolia hasta México y desde Argelia hasta Australia, algo que, a menudo, conlleva la financiación de puestos de trabajo para profesores o de cursos de integración europea.

La Fundación europea de formación de Turín, una agencia perteneciente a la UE, fomenta las prácticas innovadoras en materia de desarrollo de los recursos humanos para las sociedades y las economías en transición de la zona mediterránea, y de Europa central y oriental.
Los objetivos que pretende cumplir la UE para 2010 son los siguientes:
• al menos el 85% de las personas de 22 años debe haber concluido la enseñanza secundaria superior;
• no más del 10% de aquellos ciudadanos con edades comprendidas entre los 18 y los 24 años habrá abandonado el colegio antes de concluir la enseñanza secundaria superior o la formación profesional o de cualquier otro tipo;
• el número total de licenciados en matemáticas, ciencia y tecnología deberá incrementarse en un 15%, mientras que el desequilibrio existente entre hombres y mujeres habrá de descender;
• el porcentaje de personas de 15 años con rendimientos insatisfactorios en lo que respecta a la lectura deberá descender al menos un 20% respecto al porcentaje de 2000;
• el nivel medio de participación en cursos de formación permanente de aquellos ciudadanos con edades comprendidas entre los 25 y los 64 años deberá ser de, al menos, un 12,5%.